Shabbat Shalom!

Ashdod, Israel. A sukkah in the parking lot.

Una sukkah (cabaña) en el estacionamiento. Ashdod, Israel.

Ayer Baruch y yo fuimos a Jerusalén, donde tuvimos varias reuniones. Tenía la esperanza de capturar algunas fotos de sukkahs (cabañas) elaboradas, pero había mucha gente y realmente no tuve la oportunidad de caminar por los barrios. Como esta es una de las tres fiestas en las que se ordena ir a Jerusalén, la ciudad es el epicentro para que los judíos de todo el mundo la visiten en este momento.

Este fue también el día en que la Embajada Cristiana Internacional de Jerusalén celebró su marcha anual de Jerusalén. Cada año, personas de todo el mundo vienen a marchar en solidaridad con Israel. Estos son principalmente gentiles que quieren mostrar su amor y apoyo a la gente de aquí. Es un gran testimonio y es apreciado por un gran segmento de israelíes. La gente porta banderas de su propio país al igual que dulces para los niños para regalar en el camino. Es muy alentador ver a tantas familias de Charedi (comunidades Ultraortodoxa) venir al evento.

A continuación, encontrará un breve comentario de Baruch para la lectura de la Torá de esta semana, que es Chol HaMoed Sucot.

Aunque hay muchos aspectos en la Fiesta de los Tabernáculos, uno de los principales es demostrar la dependencia de HaShem. Esta fue la gran lección que Di-s quiso enseñar a la gente durante los cuarenta años en el desierto. Estuvo muy claro que la generación sin fe murió en el desierto y solo aquellos que confiaban en el Dios redentor entraron en la Tierra Prometida. Cuando Israel no demostró esta fe y dependencia en Di-s, la gente fue exiliada. A pesar de lo que algunos enseñan hoy, el exilio no puso fin a la relación de Israel con HaShem; más bien fue con el propósito de sanar esta relación y madurar a Israel para convertirse en siervos fieles de Di-s.

 Un capítulo muy crítico en el Nuevo Pacto es Juan 6. Este capítulo contiene algunas de las enseñanzas más difíciles de Yeshua: el tipo de enseñanzas que requieren una gran cantidad de fe y dependencia de Di-s. No es una coincidencia que en esta sección Yeshua habló sobre el tiempo de Israel en el desierto. Yeshua enseñó sobre el Maná y cómo sin él Israel no habría sobrevivido. Yeshua se compara a sí mismo con este Maná y de la misma manera en que fue absolutamente necesario participar del Maná para vivir, también debe uno recibir a Yeshua para encontrar la vida en el Reino. Es muy significativo que en este capítulo cuando Yeshua habla de recibirlo a Él, Él dice: 

“De cierto, de cierto os digo: Si no comiereis la carne del Hijo del hombre, y bebiereis su sangre, no tendréis vida en vosotros.” Juan 6:53

 Tenga en cuenta el énfasis en la palabra comer. Esta no es la palabra Bíblica común para comer; más bien, se relaciona más con un animal comiendo. De acuerdo con la cultura judía, comer es más en lo que respecta al compañerismo, mientras que los animales comen por la necesidad de sobrevivir. Yeshua eligió esta palabra Bíblica para enseñar que sin recibirlo a Él uno no sobrevivirá espiritualmente (o físicamente). Los Hijos de Israel observaron la Fiesta de los Tabernáculos para recordar su dependencia de Di-s. ¿Por qué no celebrar este Festival recordando el Maná verdadero, el Pan de Vida, Yeshua el Mesías y nuestra absoluta necesidad de confiar en Él y depender de Él para todas las cosas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s