¡Shabbat Shalom! Parashá Noaj

baruch YouTube

¿Te has suscrito?

La porción de la Torá de esta semana provoca mucha discusión y debate entre los creyentes. Quiero compartir con ustedes un comentario que Baruch escribió sobre esta parte de la Torá y pedirles que consideren en oración qué significa para ustedes en sus vidas.

Baruch escribe: Me gusta la controversia, no porque me gusten los conflictos, sino porque los temas controvertidos hacen que uno piense y, esperamos, recurra a la palabra de Di-s para resolver el asunto. En la porción de la Torá de esta semana, HaShem hace un cambio con respecto a las leyes dietéticas. Mientras Adán y Javah estaban en el Jardín del Edén, no estaba permitido que comieran carne. Sin embargo, de la parashá de esta semana se desprende claramente que Di-s le dio instrucciones a Noaj de que ahora estaba permitido comer carne.

Todo lo que se mueve y vive, os será para mantenimiento: así como las legumbres y hierbas, os lo he dado todo.” Génesis 9: 3

Este versículo está fuera de toda duda de que se puede comer todo tipo de criatura viviente. No fue hasta mucho más tarde que Moisés recibió la Torá que restringió a las criaturas vivientes que se podían comer. Hoy en día se acepta generalmente que estas restricciones conocidas como Kashrut solo se aplican a los Hijos de Israel. Sin embargo, debido a que Israel iba a ser una luz para los gentiles, ciertamente un gentil que aceptaba al Di-s de Israel habría abrazado la Torá y estas restricciones dietéticas. El judaísmo de hoy rechaza que un gentil que cree en el Di-s de Israel debe seguir la Torá, más bien solo las leyes relacionadas con Noé (tanto bíblicamente hablando como otras adicionales que los rabinos han agregado). Estas leyes prohíben la idolatría, el asesinato, el robo, la inmoralidad sexual, la blasfemia y el comer carne tomada de un animal mientras aún está vivo. La ley final es establecer tribunales de justicia.

Aunque no hay nada malo con estas leyes, tomo firmemente la posición de que todos los individuos, judíos y gentiles, están obligados a responder a la revelación de que Di-s existe y Él es el Di-s de Israel y, por lo tanto, aplica toda la Escritura a la vida de uno. En otras palabras, uno no pierde su identidad como judío o gentil, pero todos los creyentes en el Di-s de Israel y el Mesías Yeshua deben aplicar conjuntamente la palabra de Di-s a la vida de uno. No para la salvación, sino porque uno ha sido salvado por la gracia de Di-s por medio de la obra de redención del Mesías.

¿Por qué HaShem hizo que las leyes dietéticas fueran más restrictivas bajo la Torá? Una respuesta general sería convencer al hombre de su pecado y revelar su necesidad de salvación. La pregunta que es de gran interés es: ¿qué debe hacer un creyente ahora con respecto a las leyes dietéticas? Del Nuevo Pacto se desprende claramente que algunos creyentes decidieron regresar al estado del Jardín del Edén y no comer carne, mientras que otros continuaron comiendo carne. Pablo claramente enseñó que uno podría comer carne, pero si hacerlo causa que un hermano más débil tenga problemas, entonces no debe comer carne. Esto no estaba basado en ninguna compulsión, sino por amor.

¿Qué pasa con las carnes que se llaman impuras en la Torá, como el cerdo y el marisco? El judaísmo rabínico afirma que en la era venidera, es decir, en el Reino, HaShem alimentará a los justos con una gran comida que consistirá en carne de ballena. Obviamente, las ballenas están prohibidas por la ley de la Torá, ¿cuál es el significado de esta declaración del Talmud (ver Baba Batrah, página 75, lado A)? Que la Torá restringe el comer de algunos animales debido a la inmadurez espiritual de la gente, pero en el Reino, los justos, es decir, aquellos que no son espiritualmente inmaduros comerán lo que la Torá prohíbe.

Entonces, ¿cuál es nuestra respuesta como creyentes? Las palabras de Pablo parecen ser las más aplicables cuando afirma:

Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen: …” I Corintios 6:12

Es más significativo que este texto provenga de una discusión cuando el tema era alimento. Del mismo modo, en el mismo libro (ver 1 Corintios 10:23), Pablo afirma lo mismo también con respecto a la comida. De estas dos citas queda claro que el énfasis no debe estar en lo que puedo o no puedo comer, sino en el bienestar espiritual de los demás. Es por esta razón que creo que comer cerdo y mariscos es un mal testimonio. No es una coincidencia que estas “carnes” también conllevan un mayor riesgo para ellas y se contaminan más fácilmente.

En el Reino del Milenio, los individuos comerán carne, sin embargo, en la Nueva Jerusalén, habrá varias cosas que recuerdan al Jardín del Edén y uno no comerá carne. Fue por esta razón que muchos de los creyentes del primer siglo eran vegetarianos, es decir, que esperaban el estilo de vida del Reino.

Este es un tema donde la oración es más vital que escuchar los pensamientos de un hombre.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s