¡Shabat shalom! Actualización de Love Israel.

Candle

¡Shabat shalom!  Quería darles una actualización sobre LoveIsrael.org.  Esta semana en nuestra transmisión en vivo, Medianoche desde Jerusalén, Baruch enseñará sobre Hechos, capítulo 3, versículos 1-10.  No querrás perderte este tiempo de oración y estudio en VIVO con personas de todo el mundo. 

El domingo y el lunes, Baruch y yo estaremos con nuestros amigos del grupo de viaje (a Israel en mayo 2018), donde Baruch enseñará en algunos sitios y también tendremos la oportunidad de compartir sobre LoveIsrael.org. 

La próxima semana también tenemos una reunión con algunos creyentes nuevos. Están creciendo, pero solo les pedimos que oren por ellos a medida que pasan por momentos difíciles. 

Finalmente, quería compartirles que partiremos el jueves para un viaje a Rumania, Vietnam y Singapur.  Por supuesto, estaré blogueando todos los días y compartiré con ustedes lo que Baruch enseña en esos diversos lugares.  ¡Espero que se unan y nos sigan! 

A continuación encontrarán un breve comentario de Baruch sobre la porción de la Torá de esta semana. 

Parashat Behaalotcha (Cuando enciendes) Números 8:1 – 12:6 

Haftará: Zacarías 2:14 – 4:7 

Los números son importantes en las Escrituras.  A menudo, uno puede aprender información valiosa que le ayudará a uno a interpretar un texto bíblico si éste comprende el significado y el uso apropiado de los números.  En la lectura de la Torá de esta semana, hay un versículo interesante que dice: 

“Y fue en el año segundo, en el mes segundo, á los veinte del mes, que la nube se alzó del tabernáculo del testimonio”. Números 10:11 

Cuando la nube subía, era una señal para que los Hijos de Israel comenzaran a viajar de un lugar a otro.  En este pasaje, uno está aprendiendo el procedimiento normal, que tendría lugar durante los cuarenta años que los Hijos de Israel estuvieron en el desierto.  ¿Por qué la Torá declara la fecha de esa manera?  La respuesta simple es que esta fue ciertamente la fecha en que comenzó el viaje.  Aunque esto es cierto, hay otra idea que uno puede deducir de la fecha.  No es una coincidencia que fuera el segundo año y el segundo mes y el vigésimo día del mes (2 X 10 = 20).  El número dos aparece tres veces en la fecha. 

El número dos se relaciona con dos opiniones divergentes.  Cuando uno examina los cuarenta años que los Hijos de Israel estuvieron en el desierto, el problema constante era que la gente tenía su opinión y HaShem tenía la suya.  ¿Cuál fue el resultado de que Israel tuviera una opinión diferente de la de HaShem?  Vemos esto en el próximo capítulo.  La gente se quejó a los oídos de Dios y Él escuchó.  Lo siguiente que se revela en el texto es la ira de HaShem ardiendo en los bordes del campamento. 

El mensaje que quiero transmitirles a cada uno de ustedes es cuán destructivo es el quejarse en general.  Si hacerlo enoja a Dios, quién es paciente y abundante en misericordia, solo piensen cómo debe sentirse la gente cuando otros se quejan de ellos o de sus acciones.  En otras palabras, debemos dejar de quejarnos y aprender a expresar una opinión divergente de una manera que conduzca a la unidad.  Tenga en cuenta que la única verdadera unidad es cuando ambas partes están de acuerdo con la voluntad de Dios.  En lugar de quejarnos, debemos tomar las siguientes medidas: orar para comprender la voluntad de Dios en la situación, orar por la guía sobre cómo compartir la voluntad de Dios con aquellos que puedan estar convencidos de que sus planes y comportamientos son aceptables para HaShem, y finalmente hacer preguntas, en lugar de hacer declaraciones críticas.  Tales acciones no son porque tenemos miedo al conflicto; es porque entendemos que el conflicto, aunque inevitable a veces, separa a las personas de la participación en los propósitos de Dios.

Tengo un amigo cercano que trabaja en la resolución de conflictos.  A menudo comenta que si lo llamaran antes a la situación, que no habría necesidad para una resolución, porque el conflicto podría haberse evitado, si solo la gente hubiera examinado las ramificaciones espirituales de cada acción y verdaderamente hubiera buscado la palabra de Dios en el tema en cuestión.  Muchas veces, cuál fue el problema subyacente que dio origen al conflicto, sería la parte más fácil de abordar y ahora los sentimientos heridos y el discurso ofensivo que se han producido han formado una barrera masiva entre las personas. 

Es significativo notar que cada vez que las personas se quejaban o desobedecían a Dios, sufrían ellos y no HaShem.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s