Rumbo a Jerusalén

El pasado viernes, dejamos Galilea y nos detuvimos en Kursi, donde Baruch enseñó acerca del milagro en el que Yeshua expulsó a los demonios y luego se entraron en los cerdos y corrieron por la ladera del Golán hasta el Kinneret (Mar de Galilea). 

Luego nos dirigimos a Bet She’an.  En el relato bíblico de la batalla de los israelitas contra los filisteos en el Monte Gilboa, los cuerpos del rey Saúl y su hijo Jonatán fueron colgados en las paredes de Beit Shean (1 Samuel 31:10).

Luego nos dirigimos a Gilgal, donde los Hijos de Israel acamparon después de entrar a la Tierra Prometida.  Leemos sobre esto en los capítulos 4 y 5 de Josué.

Un letrero que designa a Gilgal; piedras de pedernal en Gilgal.

Después de Gilgal, fuimos al sitio de bautismos, que es más meridional que el que la mayoría de los grupos visitan.  Esta es una ubicación más auténtica, sabiendo que Juan el Bautista estaba en el desierto.  Este fue un momento especial, ya que todos participamos o presenciamos por primera vez.

Luego nos dirigimos a Jerusalén, donde dimos la bienvenida al Shabat y dimos un paseo vespertino por Mea Sha’arim, una comunidad ultra-ortodoxa en Jerusalén.  Vimos a muchas personas que se dirigían a casa después de las oraciones de la tarde y también pasamos por algunas sinagogas donde aún se podía escuchar el servicio de oración del viernes por la noche.

[No se tomaron fotos durante el Shabat, así que no tengo ninguna de esa caminata especial.]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s